“La plataforma Decide Madrid ya ha llegado a 93 instituciones de 18 países”

Entrevistamos a PABLO SOTO, Director de área de Participación Ciudadana

La ciudadanía tiene hoy un papel clave en el proceso de toma de decisiones del Ayuntamiento de Madrid. Con Decide Madrid, los madrileños y las madrileñas disponen de un canal directo para implicarse en las políticas municipales que no existía hasta 2015. A través de esta plataforma, cualquier persona puede presentar sus propuestas, plantear debates sobre aspectos concretos que le preocupen y decidir sobre los principales proyectos para la ciudad.

Los madrileños y madrileñas han propuesto y decidido que se hagan centenares de proyectos con 260 millones de euros del presupuesto municipal de los últimos tres años; también han decidido que la Gran Vía tenga más espacio para los peatones o el proyecto con el que se remodelará la Plaza de España. Además, dos propuestas ciudadanas han llegado a votación, “Madrid 100% sostenible” y “Billete único para el transporte público”, que se han incorporado a las políticas municipales.

Decide Madrid ya cuenta con más de 400.000 usuarios registrados y el Área de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento dirigida por Pablo Soto ofrece gratuitamente CONSUL, el software de código abierto que es la base de la plataforma, a instituciones públicas locales, regionales y estatales de todo el mundo. Hasta ahora, el modelo se ha exportado a 95 instituciones de 18 países de todo el mundo. Ciudades como París, Turín o Buenos Aires, y países como Uruguay, lo utilizan.

Decide Madrid es el mecanismo de participación ciudadana que el Ayuntamiento ha puesto al servicio de los madrileños. ¿En qué consiste?

Decide Madrid es la plataforma digital que hemos puesto en marcha para que la gente tome el control. Esta plataforma tiene muchos espacios de participación distintos. Por ejemplo, tiene un espacio de debates, uno de propuestas ciudadanas, otro de presupuestos participativos, donde la gente puede decidir sobre una parte importante del presupuesto.

Es ilógico pensar que la mejor manera de organizarnos entre millones de personas es que un día decidamos a quién le damos todo el poder para los siguientes cuatro años.

¿Cualquier persona puede presentar una propuesta para someterla al criterio de los ciudadanos?

Sí, cualquier persona, sea o no de Madrid. Pero para apoyar propuestas, proyectos y participar en las votaciones hay que estar registrado, tener más de 16 años y haberse empadronado.

Este ha sido un cambio muy grande porque hasta ahora no habíamos tenido ningún canal para proponer ni decidir nada directamente sobre Madrid. La democracia no es elegir a quien manda cada cuatro años, sino que mandemos todos cada día. Por lo tanto, estamos aquí para proporcionar las herramientas para que decida la gente.

¿Cuántas propuestas ciudadanas han recibido hasta ahora?

Han llegado más de 23.000 propuestas, pero para prosperar y someterse a la decisión ciudadana hay que recabar el apoyo de, al menos, el 1% de las personas con derecho a voto, es decir de 27.662. Los promotores de las propuestas tienen un año para conseguir los apoyos.

¿Ha prosperado alguna?

Hasta ahora han prosperado dos. Por un lado, “Madrid 100% sostenible”, que es un conjunto de medidas medioambientales, de eficiencia energética y movilidad sostenible, entre otras. Por otro lado, una propuesta para que el transporte público madrileño cuente con un billete intermodal. La ciudadanía que participó en la primera votación ciudadana, en febrero de 2017, aprobó ambas propuestas. “Madrid 100% sostenible” ya se está implementando y “Billete Único”, al no tratarse de una competencia exclusiva del Ayuntamiento,  se ha trasladado al resto de instituciones implicadas para ponerla en marcha.

¿Qué preguntas ha hecho el ayuntamiento a la ciudadanía en estos años?

El Ayuntamiento ha sometido a votación de nuestros vecinos y vecinas cuestiones relevantes como el proyecto de movilidad en la Gran Vía o la  remodelación de la plaza de España, entre otras consultas que han hecho, por ejemplo, los distritos. Además, en octubre del 2017 hubo una votación ciudadana en la que los madrileños decidieron sobre la remodelación de once espacios públicos y sus correspondientes proyectos arquitectónicos por toda la ciudad.

En cuanto a los presupuestos participativos, ¿cuál es el balance tras tres años de proceso?

Los presupuestos participativos son uno de los mecanismos de participación que más repercusión y aceptación han tenido entre la ciudadanía. El primer año, los ciudadanos decidieron sobre 60 millones de euros del presupuesto municipal, mientras que en 2017 y 2018 sobre el destino de 100 millones, por lo que son los presupuestos participativos de mayor cuantía del mundo.

Pablo Soto, rodeado de algunos vecinos, introduce su voto en uno de los puntos de votación situados en la calle de una consulta de Decide Madrid.
Pablo Soto participa en una consulta de Decide Madrid.

 

¿Alguna otra ciudad de las características de Madrid utiliza estos mecanismos de participación?

Los presupuestos participativos surgieron por primera vez en la ciudad de Porto Alegre (Brasil), en 1989. Desde entonces han sido muchas las ciudades de distintos países que, como Madrid, han ido celebrando procesos de presupuestos participativos.

Si permites a la gente decidir, se generan sociedades que cuidan mejor las minorías, que acumulan menos deuda pública, menos violentas y que cuidan mejor el medio ambiente. Siempre he soñado con que haya urnas por la calle todo el tiempo, creo que a la gente le llama la atención. La gente dice, aquí está pasando algo importante.

El Ayuntamiento está exportando su modelo de software libre con el que funciona Decide Madrid a ciudades y países de todo el mundo. ¿Hasta dónde ha llegado?

Nosotros decidimos ofrecer de forma gratuita la plataforma a todo el mundo y numerosas ciudades, regiones y estados la están usando. Ya ha llegado a 95 instituciones de 18 países y se sigue implementando. Por ejemplo, este verano anunciamos que Porto Alegre, la ciudad con mayor experiencia en presupuestos participativos, ha adaptado el software que ha desarrollado el Ayuntamiento de Madrid.

El gobierno de Uruguay también utiliza nuestro software CONSUL, así como las ciudades de París, Turín, Quito, Lima o La Paz. La capital de Argentina también ha creado la plataforma Buenos Aires Elige y en España hay múltiples ciudades como Zamora, Valencia, el Cabildo de Gran Canaria y muchas otras.

Además, el software CONSUL ha recibido el reconocimiento de organismos internacionales. ¿No es así?

Sí, es un orgullo. Este año el Ayuntamiento ha recibido el premio de Servicio Público 2018 de las Naciones Unidas en la categoría ‘Hacer que las instituciones sean inclusivas y garanticen la participación en la toma de decisiones’. Este premio no es cualquier cosa, es el premio más importante a nivel mundial que puede recibir el servicio público de una administración.

¿La ciudad se nutre también de las experiencias de otras ciudades y países sobre participación ciudadana?

Todos estos mecanismos vienen inspirados por procesos de participación que existen en otras democracias como la suiza, donde hay hasta cuatro referéndums al año en cada cantón. También en las experiencias de Islandia, donde se pusieron en marcha nuevos sistemas digitales para la toma de decisiones ciudadanas o en interesantes proyectos independientes que han surgido en Nueva Zelanda o Taiwán, entre otros.

Para acabar, también nos gustaría conocer en qué punto se encuentra el Ayuntamiento en materia de transparencia, otra de las funciones de su departamento.

La transparencia es un ámbito en el que el Ayuntamiento de Madrid ha avanzado enormemente desde 2015. En primer lugar, se aprobó la Ordenanza de Transparencia, una norma que va más allá de la propia Ley de Transparencia estatal. En la actualidad publicamos más de 500 contenidos de información pública y hemos puesto en marcha un registro obligatorio de lobbies en el que se inscriben todos los lobbies, ya sean empresas, personas o colectivos, que quieren influir en la toma de decisiones municipales. En sus nueve meses de funcionamiento ya se han registrado 272 lobbies.