“Madrid vive un momento dulce del desarrollo de startups”

Entrevistamos a ROBERTO SÁNCHEZ, Director General de Innovación y Promoción

Hablamos con Roberto Sánchez, director general de Innovación y Promoción de la Ciudad de Madrid, sobre la situación actual y el futuro de la innovación y emprendimiento en la capital. Recientes estudios posicionan a la ciudad de Madrid entre las urbes más favorables para la transformación digital, con mayor actividad emprendedora y con más empleados en el sector de las nuevas tecnologías. Esta situación es posible gracias a la apuesta del Ayuntamiento por el emprendimiento, su implicación en la promoción de eventos como el South Summit o el Digital Business Congress y la puesta en marcha de espacios dedicados a la innovación. Entre estos espacios, destaca el de La Nave que, en la nueva etapa iniciada, aspira a convertirse en un gran hub internacional de innovación. Todas estas razones llevan a Roberto Sánchez a apuntar al “momento dulce” que vive la innovación y el emprendimiento en la ciudad.

¿Es Madrid una ciudad abierta a la innovación y al emprendimiento?

Hoy en día la respuesta sería que claramente sí. Madrid es probablemente una de las ciudades más dinámicas que existen, no solo por lo que hacemos desde el Ayuntamiento, sino por la propia dinámica que se ha generado en la ciudad con la gran actividad tanto de agentes privados como públicos. Madrid es una ciudad abierta a la que vienen emprendedores de todos los lugares del mundo a desarrollar sus proyectos.

¿Existe una burbuja startup o realmente el futuro pasa por los emprendedores innovadores?

No creo que estemos viviendo una burbuja. Todos vemos que el futuro pasa por el emprendimiento y la innovación. El gran fenómeno que se ha producido en los últimos 15 años es la aceleración de los cambios económicos motivados por proyectos que han sido desarrollados por startups. Es verdad que los mas reconocibles son los surgidos en Estados Unidos, pero este fenómeno tiene ya un carácter global y hay grandes startups europeas o chinas. Los emprendedores innovadores son los promotores del cambio acelerado que vivimos y que está relacionado con una nueva sociedad, con una transformación digital de la misma.

¿Qué medidas se pueden tomar desde el gobierno local para fomentar este fenómeno?

Muchas veces las administraciones, además de fomentar, lo que tenemos hacer es facilitar, permitir que las cosas sucedan y no poner trabas. En ese sentido, en el Ayuntamiento de Madrid, además de programas como Madrid Startup 10 o Madrid Appetece, convocatorias que premian proyectos innovadores, ponemos medios públicos a disposición de los innovadores o emprendedores. En el caso de los emprendedores, contamos con la Red de Viveros del Ayuntamiento y, para los proyectos de innovación, contamos principalmente con tres espacios: el Media Lab Prado, un centro de innovación de carácter social, el Matadero, el gran centro de la innovación artística y cultural, y el espacio de La Nave, que es el gran hub de innovación de la ciudad, dedicado principalmente a la innovación de carácter urbano.

Hace unas semanas comenzó una nueva etapa para La Nave tras la adjudicación del concurso público para su gestión. ¿Qué representa este nuevo rumbo?

La Nave fue un proyecto del equipo anterior de gobierno que quedó casi terminado a falta de ciertas instalaciones. Hemos dedicado un año a completarlas y a la realización de eventos puntuales que nos permitieron ver el comportamiento del edificio, probar la versión beta como se suele decir en el mundo del software. Ya tenemos la seguridad de que el espacio se comporta bien y hemos iniciado este nuevo proceso en el que el edificio se convierte en el gran hub de innovación urbana del Ayuntamiento de Madrid. Para ayudarnos a gestionar este espacio, convocamos un concurso para tener un apoyo externo. Ese concurso lo ganó Innova Next, empresa del Grupo Barrabés, y ya estamos desarrollando las actividades de aceleradora, la interconexión con otros espacios y los itinerarios de innovación en las distintas verticales.

¿A qué se refiere cuando habla de interconexión?

En el contexto mundial de los grandes espacios o territorios de innovación existen espacios parecidos a La Nave en otras ciudades. En Nueva York, en la zona del Navy Yard de Brooklyn, encontramos New Lab, en París tenemos Station F y en Berlín cuentan con Factory. Todos estos espacios, al igual que La Nave, lo que buscan es la conexión física o virtual de las distintas personas inmersas en procesos creativos innovadores. La innovación es cada vez más una cuestión de conexión, de interconectar mundos, ideas o temáticas distintas. Eso que en Europa llamamos la fertilización cruzada, que ideas provenientes de un sector puedan encontrar acomodo en otro y puedan ser útiles para desarrollar otra actividad. La Nave permite esta conexión sin que esto suponga una pérdida del carácter local del espacio. Si abandonásemos este carácter local, se perdería la característica por la que es útil para el mundo internacional.

Uno de esos eventos puntuales que ha acogido La Nave es el South Summit 2017 en el que tres startups madrileñas fueron premiadas. ¿Cuál es la situación actual del ecosistema startup en el que surgieron?

Madrid está viviendo un momento dulce del desarrollo de startups. No solamente por lo que hacemos desde el Ayuntamiento, sino también por la actividad de los grandes centros o instituciones ligados a la Administración General del Estado. En la ciudad se encuentra el CIEMAT y el CSIC, dos grandes organismos públicos de investigación. Contamos con un número muy elevado de universidades y de escuelas de negocio de prestigio. Hay múltiples centros de innovación creados por el sector privado como el Telefónica Open Future, Google Campus, Loom House o Spaces, que se acaba de instalar en la ciudad. Todo esto crea un ecosistema muy dinámico dentro de la ciudad. Hay zonas que, casi por generación espontánea, se han convertido en reductos tremendamente emprendedores e innovadores y que están transformando la vida de la ciudad.

Hemos hablado de los espacios pero, ¿qué papel juega el talento?

Esa es la parte fundamental, sin talento no hay innovación ni emprendimiento. Un reciente estudio indica que en España el 70% de las iniciativas emprendedoras se corresponden con iniciativas impulsadas por una idea que da respuesta a una necesidad o un problema. Queremos una ciudad aun más atractiva para atraer el talento y trabajamos en ese modelo. Tenemos Madrid International Lab, nuestro espacio especializado para facilitar el aterrizaje de ese talento internacional que tiene un proyecto innovador y que quiere desarrollarlo aquí.

¿Cómo ve el futuro del emprendimiento y la innovación en Madrid?

Hemos llegado a un punto de no retorno. Estos procesos tardan tiempo en generar una masa crítica y, a partir de esta masa critica, es como estar en una espiral positiva en la que solo creces. En Madrid ya estamos en ese punto, ya hemos alcanzado la masa crítica y el movimiento emprendedor va a crecer. Pero tenemos que seguir trabajando para que esto sea así. El emprendedor innovador, eso que llamamos las startups, tienen necesidades especificas y tenemos que ser capaces de atenderlas porque, al final, este es uno de los fenómenos más positivos para la creación de empleo, de talento y de una economía rica y socialmente saludable.